Crónicas – Una Perspectiva Diferente

junio 19, 2012 at 7:53 am Deja un comentario

“Yoram tenía treinta y dos años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén ocho años. Sin embargo, siguió el ejemplo de los reyes de Israel y fue tan perverso como el rey Acab”
(2 Crónicas 21:5-6 Nueva Traducción Viviente)

En estos días he estado estudiando los libros de Crónicas. Cuando una persona que estudia la Biblia con regularidad comienza a leer Crónicas, siente que está caminando por un terreno que ya ha recorrido anteriormente. Cerca de la mitad del libro de Crónicas repite palabra por palabra los relatos contenidos en los libros de Samuel y Reyes. Podemos preguntarnos: ¿Qué necesidad había de escribir otro libro que repitiera los acontecimientos ya escritos anteriormente?

Sin embargo, existen algunas diferencias notables entre Crónicas y los libros de Samuel y Reyes. El (o los) cronista(s) no habla de los reyes del norte, sino que se limita exclusivamente a los reyes de la dinastía de David; tampoco hace un recuento detallado de los pecados de los reyes (el relato de David y Betsabé no aparece en Crónicas), y todo lo relacionado con el templo es relatado de manera extensa y apasionada.

¿Por qué existen estas diferencias? Para el cronista, la historia de Israel estaba llena de lecciones morales que el pueblo necesitaba aprender. La más importante es que, cuando el rey y el pueblo son fieles a Dios, El les hace prosperar y les llena de bendiciones. Crónicas fue escrito muy probablemente después del exilio de Judá, cuando los judíos regresaban a su tierra, y para el cronista era muy importante que los judíos vieran la diferencia entre un rey (y un pueblo) que sirve de manera comprometida a Dios y uno que se entrega a las religiones paganas. Ahora que recibían una segunda oportunidad, era importante no volver a cometer los mismos errores.

El cronista no busca limpiar la imagen o santificar a los reyes de Judá omitiendo sus fallas intencionalmente; simplemente no es su propósito exponer a detalle sus vidas. Su objetivo es dar a conocer lo que sucede cuando el pueblo busca a Dios de todo corazón. Son lecciones que nos llegan hasta el día de hoy y que también necesitamos aprender.

Entry filed under: Comentarios. Tags: , .

El peligro de la apatía 10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (1 de 10)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario de Publicaciones

junio 2012
D L M X J V S
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: