Cinco maneras de perder tu ministerio.

agosto 19, 2016 at 12:20 pm Deja un comentario

Esta es una traducción de un artículo titulado “5 Ways to Lose Your Ministry” elaborado por Eric Geiger (traducido y publicado con su permiso).

Es profundamente trágico cuando los líderes de ministerio pierden sus ministerios, cuando el pecado los deja fuera del camino por un tiempo. No solamente es doloroso para el líder, sino también para la gente que ha sido impactada e influenciada por medio de su liderazgo. Debido a que el pecado constantemente golpea a nuestra puerta y debido a que Satanás anda como león rugiente buscando a quien devorar, no debemos sorprendernos cuando los grandes líderes se derrumban. Debemos afligirnos, orar por ellos y amarlos, pero nunca creernos mejores que ellos. De hecho, aquí hay 5 maneras en las que nosotros podemos perder nuestros ministerios:

1. Creer en ti mismo.

Si quieres perder tu ministerio, cree en ti mismo. Cuando alguien tropieza, lucha o cae y tú piensas “Eso nunca me va a pasar a mí”, estás depositando tu confianza en el lugar equivocado. Si tú crees en tu habilidad para mantenerte fuerte, estás parado en un terreno muy inestable. Creer en ti mismo es una clara señal de orgullo que lleva a la destrucción. Si David, que escribió muchos de los salmos, pudo desmoronarse – cualquiera de nosotros puede. Si Salomón, el hombre más sabio que jamás ha vivido, pudo terminar su ministerio adorando ídolos, seguramente nosotros somos susceptibles de convertirnos en idólatras. Si Pedro, a quien Dios usó para llevar el evangelio a los gentiles, pudo rechazar neciamente a los creyentes gentiles, entonces seguramente nuestras vidas se pueden apartar de nuestra doctrina.

2. Aíslate a ti mismo.

Si quieres perder tu ministerio, aíslate a ti mismo. Después de todo, “nadie te entiende y nadie sabe la presión que enfrentas”. Debemos recordar que antes de que el rey David cometiera adulterio y asesinato, se aisló a si mismo. Dietrich Bonhoeffer escribió: “El pecado demanda tener un hombre solo”, y un líder puede estar solitario en medio de otros si el líder no busca o recibe consejería ó corrección de líderes sabios. Si tú solamente te rodeas de personas que aprueban todo lo que haces, en realidad te estás aislando mientras das la impresión de vivir en comunidad.

3. Coloca “el ministerio” por encima de tu familia.

Si quieres perder tu ministerio, sé negligente con tu familia. La reunión más importante es aquella que se celebra en tu casa. El grupo más importante en tu ministerio es aquel que vive bajo tu propio techo. Si tú colocas “el ministerio” por encima de tu familia, tu familia se endurecerá al ministerio y no establecerás un buen y piadoso ejemplo. De acuerdo a Jonathan Edwards, “cada familia cristiana debería ser una pequeña iglesia”. El afirmó:

Cada familia cristiana debería ser como si fuera una pequeña iglesia, consagrada a Cristo, y totalmente influenciada y gobernada por sus reglas. Y la educación familiar y el orden son algunos de los principales medios de gracia. Si éstos fallan, todos los otros medios seguramente serán inefectivos. Si éstos se mantienen debidamente, todos los medios de gracia prosperarán y serán exitosos.

Cada familia debe ser una pequeña iglesia, y tu pequeña iglesia no debe ser despilfarrada por perseguir un “ministerio exitoso”.

4. Predica arrepentimiento para todos los demás.

Si quieres perder tu ministerio, deja de arrepentirte. Si quieres perder tu ministerio, cree que los mensajes que anuncias son para todos y no para ti mismo.

5. Usa a las personas para construir tu ministerio.

Si quieres perder tu ministerio, usa a las personas para construir tu propio reino y tus propios objetivos. El liderazgo que es Cristiano por naturaleza es exactamente lo opuesto. Los líderes piadosos usan el ministerio para hacer crecer a las personas, no a las personas para hacer crecer sus objetivos. Ellos creen y actúan sobre la base de que las personas son portadoras de la imagen de Dios, hijos e hijas del Rey, y santos sacerdotes dotados por Dios.

Existe una mejor alternativa. En vez de creer en ti mismo, conoce tus debilidades y regocíjate en la gracia que Dios te da. En vez de aislarte a ti mismo, lánzate y sumérgete por completo en el desorden y la belleza de la comunidad Cristiana. En vez de poner “el ministerio” por encima de tu familia, ministra a tu familia. En vez de predicar arrepentimiento para los demás, primero predícate arrepentimiento a ti mismo. Y en vez de usar a las personas para construir su ministerio, usa el ministerio para formar y servir a las personas.

Entry filed under: Artículos. Tags: , , .

Una biblioteca para estudio bíblico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario de Publicaciones

agosto 2016
D L M X J V S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Categorías

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: