Posts filed under ‘Principal’

Cómo escribir un plan de vida para el Año Nuevo (1 de 5)

Esta es una traducción de un artículo titulado “Writing a Life Plan for the New Year” elaborado por Ron Edmondson (traducido con su permiso).

512px-AgendaEsta semana, a medida que entramos a un nuevo año, quiero ayudarte a pensar en cómo planear tu vida. Yo creo que debemos vivir con un propósito en mente.

 

 

Por M.Minderhoud (Own work) [GFDL or CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

Esta es una realidad que he experimentado personalmente y observando a muchos otros. Seguramente, el grado de éxito que tú alcances este año nuevo será directamente proporcional a la dirección en que apuntes tu vida y la intencionalidad que tengas en las decisiones que tomes. Si tienes una idea o meta de a dónde quieres ir, y un plan de acción reforzado con disciplina, tienes más probabilidades de lograr los resultados deseados. Tú no puedes controlar algunas de las cosas que la vida te trae, pero tendrás una mejor oportunidad de lograr tus sueños si creas algún tipo de organización en tu vida que te ayude a llegar a ellos.

También creo que lo simple es bueno… así que en próximos días, quiero ofrecer segmentos de cómo desarrollar un plan de vida de un año. Lo vamos a hacer en partes para que no parezca abrumador. Al final, si tú lo sigues, tendrás por lo menos un plan de acción. (Si tú tienes una mejor manera de hacer esto… es bienvenida tu retroalimentación… la clave está en poner más atención en lograrlo más que en el cómo…)

Hoy vamos a establecer algunas metas para nosotros mismos…

Establece de tres a cinco metas en total… si tienes demasiadas te vas a desgastar tratando de alcanzarlas, y si tienes muy pocas te alejará de lograr todo lo que es posible alcanzar.

Piensa en varias áreas de tu vida en las que quieras ver una mejoría. Áreas tales como:

  • Espiritual
  • Personal
  • Matrimonio o relaciones
  • Física
  • Emocional
  • Financiera
  • Profesional

Incluye un objetivo ambicioso, como correr un maratón, leer toda la Biblia, aprender a volar un avión, salir de deudas, comenzar un negocio alternativo, o escribir un libro.

En este punto, las metas pueden ser muy generales. No todas las metas deben ser “objetivos ambiciosos”; limítalos a uno o dos, pero todas ellas deben ser metas diseñadas para llevarte a un lugar que tú deseas ir en la vida; algún lugar donde tú esperas mejorar.

Por lo tanto, invierte algo de tiempo hoy y establece tus metas. Recuerda, no más de cinco… no menos de tres…

He aquí un ejemplo:

  •      Perder 10 kilos. (Fui específico aquí porque la mayoría tienen un número en mente… tú puede poner simplemente “perder peso” en este punto si esa es una de sus metas.)
  •      Mejorar la comunicación en mi matrimonio.
  •      Pagar mi tarjeta de crédito.
  •      Leer toda la Biblia.
  •      Escribir un libro.

En los siguientes días vamos a tomar estas metas y llevarlas un paso más allá.

No dudes en compartir su lista en la sección de comentarios de este post.

¿Estás preparado para el reto? ¿Necesitas algo como esto? ¿Alguna vez has escrito un plan para el Año Nuevo?

(Nota al margen para aquellos que piensan: “Dios está en control de mi destino… así que voy a dejar que El diriga mis caminos… No necesito un plan”. No podría estar más de acuerdo contigo acerca de que Dios tener el control… como debe ser. Todos nuestros planes y objetivos son inútiles sin su consejo, pero lee a través de la Biblia y verás innumerables ejemplos de cómo Dios permite que hombres y mujeres le busquen para crear un plan de acción; algunas veces para bien y otras veces no. Hay ocasiones que Dios nos da instrucciones claras y directas, y hay ocasiones (yo diría que la mayoría de las veces) que Dios nos permite averiguar el mejor curso de acción basado en la sabiduría y las experiencias que El ha permitido que tengamos.)

Anuncios

enero 26, 2014 at 6:58 pm 4 comentarios

¿Diseño o accidente?

Uno de los argumentos más conocidos a favor de la existencia de Dios es el argumento teleológico (teleos = propósito), también conocido como “el argumento del diseño”. En su forma más simple, este argumento dice: “Si existe un diseño, entonces existe un diseñador”.

RelojImage: Arvind Balaraman / FreeDigitalPhotos.net

Imagina que vamos caminando por un bosque, y de repente nos encontramos tirado en el suelo un reloj. ¿Qué pensarías si yo te dijera que ese reloj se formó solo, a través de una serie de fenómenos naturales al azar? Seguro me dirías que eso es imposible; el reloj es demasiado complejo para formarse por casualidad. ¿Y qué tal si te dijera que el reloj fue creado por las ardillas que habitan el bosque? Tampoco puede ser, ya que se requiere de una inteligencia superior para construirlo. ¿Y si un OVNI repleto de extra-terrestres tiró ahí el reloj? Olvídalo. La explicación más razonable que podemos suponer acerca de cómo llegó el reloj a ese lugar es que un relojero construyó ese reloj, y que posteriormente alguien lo extravió.

La compleja y precisa maquinaria de un reloj nos puede dejar impresionados; pero aún más exacto y más complejo que un reloj es el universo mismo. Todo el universo tiene un conjunto de leyes físicas muy bien definidas (aunque no del todo conocidas por el hombre) y que se entrelazan con una exactitud asombrosa. Así como en una orquesta cada instrumento debe estar afinado y en sintonía para que la melodía se escuche perfecta, de la misma manera todos los elementos que conforman el universo se encuentran en perfecta sintonía para que éste exista.

El universo es tan complejo y tan exacto como para que se haya formado solo, por accidente. Tiene toda la exactitud de un diseño; y como tal, debe existir un diseñador con una inteligencia superior que lo haya elaborado. Ese diseñador no es otro más que Dios.

Ahora bien, ¿cabe la posibilidad de que el universo haya existido siempre? Regresando a la analogía del reloj, si ese fuera el caso, desde hace mucho tiempo habría dejado de funcionar. De la misma manera, las leyes de la física no hacen probable el hecho de que el universo haya existido siempre, ya que desde hace mucho tiempo se habría “apagado”. Alguien tuvo que encender la maquinaria.

El argumento del diseño es una manera razonable de inferir que existe un Dios, y que ese Dios creó el universo tal y como lo conocemos. La naturaleza misma da evidencia de su existencia y su poder (Salmos 19:1).

marzo 31, 2011 at 9:30 am Deja un comentario

La alegría

Si buscamos la palabra “alegría” en el diccionario, encontraremos que su significado es “sentimiento grato y vivo que suele manifestarse con signos exteriores”. Es un sentimiento divino, ya que Dios se identifica plenamente con la alegría. El es capaz de alegrarse (Sofonías 3:17; Salmos 104:31), y en muchas escrituras Dios es mencionado como la fuente de alegría por excelencia (p.ej. Salmos 4:7; Zacarías 10:7). Puesto que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, todas las personas tenemos la capacidad de alegrarnos, sin importar nuestras creencias religiosas. Sin embargo, existe algo alrededor de la alegría cristiana que la hace especialmente única, diferente a cualquier alegría que podamos encontrar en este mundo.

Jesús se definió como una persona llena de alegría (Juan 15:11; 17:3) y deseaba que sus discípulos tuvieran la misma alegría que El tenía (Juan 16:24), pero ¿cómo era la alegría de Jesús? Para empezar, era muy diferente a la alegría del mundo. El materialismo, los placeres y el bienestar son medios muy comunes que utilizamos para estar alegres, y sin duda son cosas que dan cierta alegría, pero la alegría de Jesús iba más allá. La persona que vive con la alegría de Jesús no se apaga ante las aflicciones que pasamos ahora, porque sabe que son temporales (Juan 16:22), no necesita que todo a nuestro alrededor esté bien para estar feliz (Mateo 5:11-12), se alegra en las dificultades (Hechos 5:41; 1 Pedro 4:13), se mantiene alegre porque sabe que es su deber (Filipenses 3:1; 4:4), pero sobre todo porque ha llegado a entender plenamente el evangelio (Lucas 2:10; Mateo 13:44).

Como verás, la alegría cristiana es muy superior a la alegría terrenal que vive mucha gente. Y no es una alegría imposible de obtener, sino que está al alcance de nosotros. ¿Cómo podemos obtenerla? Dios nos enseña que es un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22), y como tal florecerá solamente a través de una profunda relación con Dios y con su Espíritu.

La alegría es indispensable en la vida cristiana (Romanos 14:17), así que esforcémonos por tener una relación sólida con Dios y dejemos que el Espíritu Santo nos llene de esa alegría maravillosa.

noviembre 18, 2007 at 9:31 am Deja un comentario

Rut

Hace algunos domingos tuve el privilegio de predicar en la región oriente, y quise aprovechar esa ocasión para brindar una exposición del libro de Rut. Para mí fue una delicia exponer ese libro, que es uno de mis favoritos de la Biblia. Contiene una narrativa fresca y sencilla, un respiro en medio de la turbulenta época de los jueces; posee además una colección de costumbres y tradiciones que hoy en día podrían parecernos sin sentido, pero que son interesantes para todo aquel que le atraiga estudiar al pueblo hebreo de la época del Antiguo Testamento.

Rut es un libro que inmediatamente asociamos con los ministerios de mujeres, y no sin razón: muchas mujeres sueñan con imitar el carácter recio y optimista de Rut, o con experimentar las bendiciones que vió Noemí al final de su vida. Pero las perlas de revelación que ofrece este libro no deben limitarse solo a nuestras hermanas. Tanto hombres como mujeres, a través de este libro, podemos dejar de vislumbrar la gracia y la salvación que Dios ofrece y conocerla de manera detallada a través de las vidas de sus personajes.

Recordemos que a su regreso a Belén, Rut y Noemí eran mujeres desamparadas que vivían en la pobreza, golpeadas por la vida. Y así se hubieran quedado, si Rut no hubiera buscado que Booz las rescatara de ese destino. Con un total desinterés, dispuesto a despojarse incluso de sus recursos materiales, Booz redime a Rut y le brinda descendencia a su esposo fallecido.

Aquí tenemos una viva imagen de la gracia que todos nosotros hemos experimentado cuando fuimos salvados: vivíamos desamparados a merced de nuestros pecados, sin ninguna esperanza. De repente, Dios, con total desinterés nos ofrece la salvación despojándose de su amado hijo, con tal de que no vivamos en la miseria espiritual. Esa misma gracia que disfrutó Rut esta a nuestra disposición para librarnos de la pobreza.

A pesar de que esa gracia está al alcance de todos, no todos pueden obtenerla. Solamente aquellos que tienen el carácter de Rut, que están conscientes de su situación y que tienen el valor de buscar al Redentor, podrán vivirla en su plenitud. En otra ocasión les brindaré un estudio más detallado de este libro.

octubre 25, 2007 at 1:01 pm Deja un comentario

Estudio acerca del número de la Bestia

El año pasado escribí un estudio en el que hablé acerca del 666; ahora lo publico en este blog, por si alguien desea saber un poco más al respecto.

Como explico en el estudio, no existe una interpretación 100% certera acerca del significado del número, pero tenemos suficientes elementos para hacernos de una buena idea de lo que quiere decir.

Para accesar el estudio haz click aquí.

septiembre 11, 2007 at 5:00 pm 3 comentarios


Calendario de Publicaciones

septiembre 2017
D L M X J V S
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Feeds