Posts tagged ‘obediencia’

10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (10 de 10)

Esta es una traducción de un artículo titulado “10 ways church people fail their pastor” elaborado por el Dr. Joe McKeever (traducido con su permiso).

10. Los miembros de la iglesia le fallan a sus ministros cuando no son fieles al Señor.

Nada es de más bendición para un pastor que una iglesia con miembros que aman al Señor Jesús y encuentran gran placer en obedecerle y adorarle a El.

Estas personas no necesitan un segundo o tercer recordatorio para amar a los demás más que a si mismo, para orar por sus líderes, para servir, someterse, dar y perdonar. El Espíritu de Cristo que habita en un discípulo fiel automáticamente lo dirige hacia esa dirección.

“Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” (2 Pedro 3:18). Esta es la mejor receta en el planeta para una iglesia saludable y en armonía.

Nota al pie: En sus comentarios en Facebook, el pastor James Cook menciona otra manera en la que los miembros le fallan a sus ministros, que no tratamos aquí. Dice: “Los miembros saben que a mí me gusta el pollo frito, pero en vez de eso me traen pollo rostizado. Entonces, ellos me reclaman cuando voy por una ración extra de budín de plátano.”

Todos tenemos nuestros problemas, hermano James. Solo tienes que aprender a lidiar con ellos.

Anuncios

septiembre 6, 2012 at 1:39 pm Deja un comentario

10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (7 de 10)

Esta es una traducción de un artículo titulado “10 ways church people fail their pastor” elaborado por el Dr. Joe McKeever (traducido con su permiso).

7. Los miembros de la iglesia le fallan a sus ministros cuando le dan mucha importancia a cosas que no la tienen.

El pastor predica sermones magníficos, conoce a cada quien por su nombre, y siempre está presente cuando las familias necesitan ayuda. Sin embargo, los miembros de la iglesia se molestan porque él trata de convencer a la congregación de comprar una propiedad que, algunos piensan, no necesitan, o no se pueden dar el lujo de obtener; o cuando él quiere mandar una misión a Guatemala; o cuando él quiere contratar un ministro para que diriga una misión en un lugar donde sólo existen casas rodantes.

La gente deja de asistir a la iglesia por tonterías como esas. Cuando tú les preguntas al respecto, ellos te van a decir que aman al predicador, y que él estuvo presente cuando “mamá lo necesitaba” o cuando “nuestra familia vivió esa tragedia”. Sin embargo, “es un dictador”, porque esa gente no estaba de acuerdo con el proyecto que el pastor impulsaba y no pudieron salirse con la suya.

Estén sujetos los unos a los otros, por reverencia a Cristo (Efesios 5:21)

Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, porque ellos cuidan sin descanso de ustedes... (Hebreos 13:17)

 

julio 29, 2012 at 6:41 pm Deja un comentario

10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (6 de 10)

Esta es una traducción de un artículo titulado “10 ways church people fail their pastor” elaborado por el Dr. Joe McKeever (traducido con su permiso).

6. Los miembros de la iglesia le fallan a sus ministros cuando los abandonan al lidiar con los miembros problemáticos de la congregación.

En un artículo previo, hicimos la recomendación del libro “El Diablo en la banca número 7”, que relata la crónica de las diabólicas actividades de un hombre determinado a echar de su iglesia al pastor. Eventualmente, él mató a la esposa del pastor y logró que el hombre de Dios se volviera loco. La autora, la hija del pastor, no culpa a la congregación de ninguna manera, pero yo si lo hago. Una y otra vez ella cuenta cómo los miembros cobijaron a la familia, cómo les brindaron alimento, cómo oraron. En ningún lado ella describe a los hombres de la congregación confrontando al monstruo. Esa tarea se la dejaron al pastor y a la ley, y los resultados fueron devastadores.

En cada oportunidad, siempre les digo a los diáconos y al resto de los líderes de la iglesia que ellos deben obedecer Efesios 4:3, esforzarse por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Ellos deben ser los primeros en percibir las amenazas a la unidad de la iglesia, y deben ser rapidos en confrontar a los miembros problemáticos. Si todo eso se lo dejan al pastor, lo colocan en una situación difícil ya que los déspotas usualmente dirigen sus diabólicas actividades hacia él. Para el pastor, oponerse a ellos le hace ver defensivo y egoísta.

Que el liderazgo laico de la congregación se levante en contra de aquellos que causan problemas y los hagan responsables.

julio 23, 2012 at 10:44 am Deja un comentario

10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (4 de 10)

Esta es una traducción de un artículo titulado “10 ways church people fail their pastor” elaborado por el Dr. Joe McKeever (traducido con su permiso).

4. Los miembros de la iglesia le fallan a sus ministros cuando juzgan qué tan bien se desempeñan en sus ministerios.

En mi artículo anterior ya desarrollé este tema desde otro punto de vista, por lo que no voy a extenderlo, excepto para señalar que, de alguna manera, hemos creado una generación de creyentes que creen que si pueden complementar el sermón cuando salen de la iglesia, ya han cumplido con su deber como cristianos.

Leyendo el Nuevo Testamento, veremos que no existe una sola palabra -ni una sola- que nos lleve a creer que el predicador deba preocuparse, aunque sea un poco, si a la congregación le gusta el sermón o no.

Déjame decirte algo: a Jesús no le preocupaba. Tampoco a Pablo. El dijo en 2 Corintios que algunos estaban en desacuerdo con su predicación, señalando que él podía escribir cartas muy poderosas, pero que su presencia en el púlpito era débil (2 Corintios 10:10), pero no existe evidencia que el haya tomado algún curso remedial en la escuela rabínica para corregir esa deficiencia.

Hemos creado una generación de críticos de la predicación. Algunos quieren ver que sus ministros se vean tan agudos commo Joel Osteen, tan agradables como David Jeremiah, tan profundos como Charles Stanley, y que condenen el pecado como John Hagee.

julio 15, 2012 at 12:53 pm Deja un comentario

10 maneras en que los miembros de la Iglesia le fallan a sus pastores (2 de 10)

Esta es una traducción de un artículo titulado “10 ways church people fail their pastor” elaborado por el Dr. Joe McKeever (traducido con su permiso).

2. Los miembros de la iglesia le fallan a sus ministros cuando oran por ellos, y luego rechazan lo que Dios les envía.

Yo pronuncié estas mismas palabras a mi congregación en una ocasión, cuando unos cuantos miembros criticaban prácticamente todo lo que hacía. En esa ocasión le dije a la iglesia que no lograba comprender cómo es posible que un cristiano ore de manera sincera por sus pastores – tal y como esos miembros profesaban hacer – y después rechazaban y condenaban los mismos sermones que Dios le daba al pastor para que se los diera a ellos. ¿Qué tipo de fe es esa? ¿Qué dice eso de su fe y de su obediencia?

Los viejos “tres puntos” de Filipenses 4:6 son muy buenos: No se aflijan por nada. Oren por todo. Den gracias a Dios por todo. Este último segmento – dar gracias a Dios por todo – quiere decir que, una vez que hemos orado por el ministro, debemos creer que Dios nos ha escuchado y que lo que el pastor está predicando es lo que Dios está enviando.

Incluso si no te gusta. Incluso si te sientes ofendido. Incluso si tu mente trata de decirte que el pastor no se está rindiendo a Dios y que nada de ese sermón viene como respuesta a tus oraciones. Dale gracias al Señor por ese mensaje. Cree que Dios está trabajando. Después de todo, El no termina la reconstrucción de la predicación del pastor en una sola pasada. Es algo que lleva tiempo.

junio 28, 2012 at 7:29 am Deja un comentario

La primera bienaventuranza

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la dio a conocer, enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, el cual dio testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todo lo que vio. Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca.
Apocalipsis 1:1-3  (LBLA)

Aquí tememos la primera de siete bienaventuranzas que contiene Apocalipsis. Los primeros tres versículos de este libro nos hablan acerca de la naturaleza del mismo:

– Es una revelación de Jesucristo. Apocalipsis nos revela cosas acerca de Jesús que el mismo decidió revelarnos. No es fruto del razonamiento o de la imaginación humana. Si Jesús no hubiera tomado la decisión de revelarse a sí mismo, nunca hubiéramos conocido al Jesús del futuro, y tendríamos una visión incompleta de la persona de nuestro salvador.

– Es una revelación de cosas que van a suceder. Este libro hace un fuerte énfasis en que los hechos que relata están por ocurrir. Para los cristianos, siempre existe el peligro de dejarse envolver por el mundo y dedicar más tiempo a suplir las necesidades terrenales que construir nuestro futuro en la morada celestial. Apocalipsis es un recordatorio de que el tiempo del cual disponemos es corto, y no podemos ser negligentes con nuestra salvación.

Además de todo esto, Apocalipsis contiene varias bienaventuranzas que están al alcance del creyente. La primera bienaventuranza está reservada para aquellos que leen y oyen esta profecía. Para alcanzar la dicha que Dios nos tiene preparada, primero hay que estar dispuestos a leer y a escuchar lo que contiene esta profecía.

Apocalipsis esta llena de llamados: a los cristianos que son fieles los llama a que permanezcan así, sin importar las dificultades. A los que son descuidados los llama a abrir los ojos, a despertar y a tener cuidado. El guardar estas advertencias es una manera de decirle a Dios que tenemos fe en El y que estamos dispuestos a mantener esa fe hasta el final.

Sabemos que el libro de Apocalipsis no es un libro sencillo de leer; no podemos hacernos ciegos ante las dificultades que tiene. Es un libro que requiere mucha meditación, mucha investigación y mucha prudencia, pero no por eso vamos a dejar de estudiarlo: más bien debemos esforzarnos para buscar captar las cosas de la manera mas clara posible. De eso depende que seamos bienaventurados.

Para reflexionar:

  • ¿Haces un esfuerzo sincero por estudiar y aplicar la voluntad de Dios expresada en la Biblia?
  • ¿Estás preparado para el momento en que Jesús regrese?

noviembre 14, 2011 at 10:44 am Deja un comentario


Calendario de Publicaciones

noviembre 2017
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Categorías

Feeds