Posts tagged ‘orgullo’

La Verdadera Prueba

“Después de la muerte de Joyada comenzaron los príncipes a adular al rey, y éste los escuchó, y dejando la casa de Yahvé, Dios de sus padres, sirvieron a las aseras y a los ídolos; y vino la ira de Dios sobre Judá y sobre Jerusalén, porque se habían hecho culpables.”
(2 Crónicas 24:17-18, Trad. Nácar-Colunga)

Mucha gente piensa que los momentos más difíciles, espiritualmente hablando, son cuando estamos en un período de sufrimiento. Aunque es cierto que el sufrimiento puede hacer que algunas personas dejen de creer o de amar a Dios, muchas veces tiene el efecto contrario: Es en los momentos más difíciles de nuestra vida cuando nos aferramos más a Dios. Oramos más y de manera más sincera, somos cuidadosos con nuestro estilo de vida y nos volvemos muy críticos y atentos de nuestras debilidades.

Aunque un perído de sufrimiento puede deteriorar una relación con Dios, su capacidad de destrucción no se compara con la de los períodos de gloria personal. A los seres humanos nos gusta que nuestro ego sea alimentado, y cuando las personas que nos rodean empiezan a halagarnos, a decirnos cosas que nos gustan, a exaltarnos, estamos en un serio peligro.

El rey Joás fue fiel a Dios mientras el sumo sacerdote Joyada estuvo a su lado para aconsejarlo. A través de los labios de Joyada el rey escuchaba lo que necesitaba oir para caminar fiel a Dios, aunque le resultara desagradable. Pero una vez que el sacerdote murió, Joás cometió el error de escuchar las alabanzas de los jefes de su nación. Eso causó que empezara a pensar más de sí mismo de lo que realmente era, hasta que creyó que podía dirigir una nación sin Dios. El resultado fue un desastre no sólo para él, sino para todos sus gobernados. Joás no soportó la prueba de las adulaciones.

¿Son malos los halagos? No lo son en sí mismos. Muchas veces los necesitamos para fortalecernos en un momento difícil. Lo malo ocurre cuando debido a los halagos creemos que hacemos todo bien, y empezamos a bajar la guardia en vigilar nuestro estilo de vida. Escuchamos halagos acerca de lo bien que hacemos el trabajo, de nuestra belleza física, de nuestra inteligencia, de nuestra capacidad de liderazgo, de nuestros logros, y empezamos a pensar más de nosotros mismos, y permitimos que el pecado se infiltre de manera silenciosa pero constante. La verdadera prueba para el cristiano son los momentos de gloria personal.

¿Cómo evitar cometer el error que cometió Joás? Pablo nos da la solución: teniendo la misma actitud que tuvo Cristo en todo momento (Filipenses 2:5-8), con una sana perspectiva de quiénes somos realmente a los ojos de Dios.

 

Para reflexionar:

  • ¿Cuál es tu concepto de tí mismo? ¿Es como Dios te ve o como tú te quisieras ver?
Anuncios

noviembre 25, 2010 at 9:47 am Deja un comentario

Destrucción y Restauración

“El día séptimo del quinto mes -era el año diecinueve del reinado de Nabucodonosor en Babilonia- Nebuzaradán, jefe de la guardia, servidor del rey de Babilonia, entró en Jerusalén, quemó el templo de Yahvé…”
(2 Reyes 25:8-9, Trad. Nácar-Colunga)

Durante la época de los reyes de Judá, el templo de Dios se había convertido en un objeto de orgullo nacional. El entusiasmo reflejado en la narración acerca de su construcción (1 Reyes 5 y 6) muestra cuan satisfechos se encontraban los israelitas con su templo.

A pesar de eso, el pueblo israelita no seguía a Dios de todo corazón. Al mismo tiempo que se oficiaban sacrificios en el templo, los israelitas adoraban a otros dioses (1 Reyes 14:23-24; 1 Reyes 15:14; 1 Reyes 22:43-44). El templo se había convertido solamente en un símbolo para el pueblo, y había perdido el propósito de ser un lugar donde la gente se comprometiera con el único Dios viviente.

El camino a la restauración fue muy doloroso. Dios destruyó a manos de los babilonios los dos principales símbolos que le daban identidad al pueblo de Israel: el templo y la ciudad de Jerusalén. De esa manera el pueblo judío se humilló y se dió cuenta de la maldad de sus acciones (Lamentaciones 2:5-7). Tener en su ciudad el templo del Dios verdadero no era suficiente: había que ser totalmente obedientes a Dios. Una vez que el pueblo judío lo entendió, Dios comienza de nueva cuenta a abrir el camino para restaurar la relación con su pueblo (Jeremías 29:12-13).

Podemos sentirnos orgullosos de los monumentos que hemos erigido y que nos dan identidad: un puesto en el liderazgo, un título, un renombre adquirido gracias a un talento. Pero esos monumentos solamente adquieren sentido si van acompañados de una entrega y una dependencia total de Dios. De otra manera, se pueden convertir en un obstáculo para nuestra fe. Si eso sucede, Dios no dudará en deshacer ese monumento.

¿Eso muestra que Dios no me ama? Todo lo contrario: Dios nos quiere proteger y quiere que dependamos exclusivamente de El. Si Dios ve algo que amenace esa dependencia, la destruirá, para que así regresemos a El en busca de fortaleza y consuelo.

  • ¿Hay algún logro en tu vida que esté tomando el lugar de Dios?
  • ¿Te has resentido con Dios por alguna humillación sufrida? Lo hizo para que aprendamos a apoyarnos sólo en El. ¿Le has buscado?

noviembre 10, 2010 at 1:05 pm Deja un comentario

Guía hacia la humildad

“The prideful soul’s guide to humility” (M. Fontenot & T. Jones, Ed. DPI) es un libro que trata a profundidad la virtud de la humildad en la vida cristiana. En lo que se refiere a la humildad, es más fácil hablar del tema que vivirlo; sin embargo, este libro es sumamente útil cuando se trata de abrirnos los ojos con respecto a cuán humilde somos hasta en los más mínimos detalles de la vida diaria. Se podría decir que el tema del libro en general es: “Dios bendice la humildad y se opone fuertemente al orgullo”.

Escrito por Mike Fontenot y Thomas Jones en 1998, el libro está dividido en tres partes. La primera es “Humildad y Espiritualidad”, donde se establecen las bases bíblicas de la humildad y del papel que juega en nuestra relación con Dios. Un punto que los autores dejan claro es que el gran problema del orgullo es que no es visto con la misma seriedad que otros pecados, como los pecados de inmoralidad, y eso trae como consecuencia que toleremos el orgullo en nuestras vidas. También mencionan que la auténtica y verdadera humildad siempre comenzará en nuestra relación con Dios.

La segunda parte es “Humildad y Relaciones”; en ella los autores explican el papel que juega la humildad en los diferentes tipos de relaciones que tenemos con las personas; además dan ejemplos muy prácticos de cómo practicar la humildad en dichas relaciones: como esposos, como padres, como líderes, como seguidores, como cristianos en general. Es un mandato de la Biblia que seamos humildes y que nos sometamos unos a otros.

La tercera parte es “Humildad y Vida”, en la cual se expone la necesidad de mantenernos humildes ante las situaciones que se presentan en nuestra vida como lo son las tragedias, el éxito, las convicciones religiosas, etc. Las diversas circunstancias de la vida son una prueba tremendamente fuerte para nuestro corazón, y en muchas ocasiones podemos reaccionar con orgullo ante ellas, aún sin darnos cuenta.

A través de los años este libro no ha dejado de ayudarme, ya que es un tremendo recordatorio de lo importante que es mantenerme humilde hasta en el más mínimo rincón de mi vida. Hasta la fecha no he conocido otro material que trate el tema de la humildad tán profunda y extensamente como lo hacen nuestros hermanos Mike Fontenot y Thomas Jones. Por desgracia, este libro sólo está disponible en inglés (espero que CSA Press pronto saque una edición al español), pero si tienes la facilidad de conseguirlo y leerlo, será de gran ayuda para poner en tu corazón las convicciones de Dios respecto a la humildad.

Ficha Bibliográfica
Título: The Prideful Soul’s Guide To Humility
Autores: Mike Fontenot y Thomas Jones
Editorial: DPI

junio 20, 2007 at 9:48 am 2 comentarios


Calendario de Publicaciones

septiembre 2017
D L M X J V S
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Feeds