Posts tagged ‘Biblia’

Una biblioteca para estudio bíblico

“Cuando vengas, tráeme la capa que dejé en Tróade,
en casa de Carpo; también los libros, y especialmente los
pergaminos.”
(2 Timoteo 4:13 Dios Habla Hoy)

El fundamento de la fe cristiana radica en el hecho que Dios reveló su voluntad a hombres escogidos, los cuales plasmaron esa voluntad por escrito. Con el correr del tiempo, y a través de un trabajo editorial guiado por la mano de Dios, esos escritos llegan a nosotros en la forma de la Biblia.

Cuando Dios reveló su voluntad a esos hombres, lo hizo según el lenguaje, las costumbres, la geografía y la cultura de su tiempo. En vez de hablar en términos abstractos, Dios se comunicó usando conceptos que eran familiares a los destinatarios, pero que no necesariamente son claros para nosotros. Eso puede presentar un gran desafío para los creyentes que son ajenos al contexto en el cual se brindó el mensaje bíblico.

Esas dificultades no eran desconocidas para los antiguos estudiantes de las Escrituras como Pablo, que en vez de negar su existencia, o usar su imaginación o su criterio personal para descubrir el significado de las Escrituras, se hizo de una biblioteca que le ayudara a ese propósito. Estando encarcelado en Roma, a punto de ser enjuiciado y ejecutado, quería pasar sus últimos días en compañía de sus libros; necesitaba su apoyo en la tarea santa de conocer el mensaje dado por Dios.

Para el estudiante serio de la Biblia, una biblioteca de apoyo para el estudio bíblico es una herramienta indispensable. Los retos que presentan los abismos cultural, histórico, geográfico y lingüístico pueden hacer que nos topemos con serias dificultades a la hora de tratar de conocer con exactitud cuál es el mensaje que Dios transmitió al hombre. La biblioteca de apoyo nos proporciona las herramientas para acortar el tamaño de esos abismos y así tener un entendimiento más claro de la revelación divina.

El propósito de esta entrada en el blog es ofrecerte algunas recomendaciones de herramientas para que empieces a formar tu biblioteca de estudio bíblico. Una de las preguntas que los hermanos más comúnmente me hacen es sobre qué herramientas pueden usar para profundizar en su estudio bíblico, por lo que espero que estas sugerencias puedan darles orientación sobre cómo construir su biblioteca.

Armar una biblioteca de apoyo para el estudio bíblico puede ser en sí mismo otro desafío, debido al costo de los libros. Las herramientas de estudio bíblico suelen ser caras, por lo que la mejor estrategia es armarla poco a poco. A través de una “lista de necesidades” podemos decidir qué libros se adquieren primero y cuáles al final, poniendo en primer lugar aquellos que cubran una necesidad inmediata en nuestro estudio bíblico. Al final de cuentas, los beneficios obtenidos con el uso de la biblioteca pagan muchas veces el costo de la misma.

¿Qué libros deben estar presentes en una biblioteca de estudio bíblico? Una biblioteca básica debe contener lo siguiente:

  • Varias versiones de la Biblia. Además de la versión que habitualmente leemos, es importante tener una amplia variedad de traducciones de la Biblia. Eso nos permitirá tener una mejor comprensión del pasaje.
  • Una concordancia. Las concordancias son índices de palabras ó temas contenidos en la Biblia. Sirven para saber en qué partes de la Biblia se encuentra una palabra (en el caso de las concordancias alfabéticas) o qué escrituras hablan de un tema (en el caso de una concordancia temática). Las concordancias son útiles cuando queremos saber aquellos pasajes que hablan de un tema en especial. Algunas concordancias son
    • Concordancia de la Biblia Strong Concisa, James Strong, Ed. Grupo Nelson
    • Concordancia Temática Holdman, Varios, Ed. B&H
  • Un diccionario bíblico. El diccionario bíblico proporciona información relacionada con lugares, personajes y épocas de la Biblia. Es una herramienta sumamente útil para concer más a detalle cualquier concepto asociado a la Biblia. Algunos diccionarios son:
    • Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Vila / Escuain, Ed. CLIE
    • Nuevo Diccionario de la Biblia, Varios, Ed. Unilit
    • Diccionario Bíblico Mundo Hispano, J.D.Douglas y M.C.Tenney, Ed. Mundo Hispano
  • Manuales bíblicos. Un manual bíblico es un libro que proporciona información detallada de cada libro de la Biblia como el autor, la fecha, los destinatarios, el tema central y un análisis del contenido. Esta información es muy valiosa porque nos permite conocer el contexto en el cual fué escrito cada libro. Algunos manuales bíblicos son:
    • Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento, Gleason L. Archer, Ed. Portavoz
    • Nuestro Nuevo Testamento, Merril C. Tenney, Ed. Portavoz
    • Nuevo Manual Bíblico de Unger, Merril F. Unger, Ed. Portavoz
  • Comentarios. Los comentarios son, como su nombre lo indica, comentarios que hombres estudiosos de la Biblia hacen acerca de porciones de las Escrituras. Son el resultado de su estudio bíblico y tienen como objetivo ofrecer una explicación de las escrituras. Es muy importante entender que los comentarios son opiniones falibles, y no podemos tomarlos como verdades absolutas, por lo que hay que ser muy cuidadosos en su uso. Existen en el mercado una amplia gama de comentarios bíblicos de diferentes tipos (expositivos, devocionales, exegéticos) que cubren diferentes necesidades. Algunos comentarios que no pueden faltar en una buena biblioteca son:
    • Comentario Bíblico de Matthew Henry, Trad. Francisco Lacueva, Ed. CLIE
    • Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia (2 tomos), Jamieson, Fausset & Brown, Ed. Casa Bautista de Publicaciones

Si es tu deseo empezar a formar una biblioteca de estudio bíblico, espero que esta entrada te haya servido de orientación.

noviembre 17, 2014 at 11:21 pm Deja un comentario

El árbol a la orilla del río

Qué alegría para los que
no siguen el consejo de malos,
ni andan con pecadores,
ni se juntan con burlones;
sino que se deleitan en la ley del Señor
meditando en ella día y noche.
Son como árboles plantados a la orilla de un río,
que siempre dan fruto en su tiempo.
Sus hojas nunca se marchitan,
y prosperan en todo lo que hacen.
(Salmos 1:1-3 Nueva Traducción Viviente)

Tenemos un Dios que le encanta prometernos cosas buenas. Y más encantado está de cumplir esas promeas. La naturaleza bondadosa de Dios se refleja en cada promesa que se encuentra plasmada en la Biblia. Pero un aspecto muy importante muchas de las promesas es que vienen explícitamente condicionadas; esto es, tenemos que cumplir ciertas condiciones para que la promesa pueda hacerse válida en nuestra vida.

El salmo 1 nos ilustra un ejemplo de este tipo de promesas. Dios nos promete que seremos como árboles plantados a la orilla de un río. Esos árboles siempre están verdes, fuertes, dan su fruto en la estación del año que deben darlo. En pocas palabras: tienen una existencia plena; proyectan vida; dan la sensación de saciedad.

¿Cómo podemos alcanzar esa existencia plena? Solo Dios puede brindarla. A través de un proceso diario de conviviencia con El es posible reflejar una vida plena. Dios nos da un par de condiciones para que podamos experimentar ese gozo:

  • Deleitarse en la ley del Señor. Para alcanzar ese grado de plenitud en la vida es necesario amar la Palabra de Dios, estudiarla con detenimiento y con alegría. Muchos piensan que es un libro aburrido, difícil y anticuado, pero no conozco otro libro que hable de la condición actual de la humanidad más claramente que la Biblia.
  • Meditar en la ley del Señor noche y día. No basta con leer: hay que meditar en ella. Eso se logra pensando una y otra vez a lo largo del día en las Escrituras. ¿Para qué? Para ser diferentes. Una vida transformada viene como fruto de la meditación de las Escrituras.

No existe otro camino para alcanzar una existencia plena. La lectura, y sobre todo la meditación de la Palabra de Dios, te pueden abrir las puertas a una vida diferente.

Para reflexionar:

  • ¿Acostumbras meditar? ¿Cómo piensas que puedes darte un tiempo para meditar en lo que dice la Biblia?

 

julio 31, 2012 at 7:50 am Deja un comentario

La primera bienaventuranza

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la dio a conocer, enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, el cual dio testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todo lo que vio. Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca.
Apocalipsis 1:1-3  (LBLA)

Aquí tememos la primera de siete bienaventuranzas que contiene Apocalipsis. Los primeros tres versículos de este libro nos hablan acerca de la naturaleza del mismo:

– Es una revelación de Jesucristo. Apocalipsis nos revela cosas acerca de Jesús que el mismo decidió revelarnos. No es fruto del razonamiento o de la imaginación humana. Si Jesús no hubiera tomado la decisión de revelarse a sí mismo, nunca hubiéramos conocido al Jesús del futuro, y tendríamos una visión incompleta de la persona de nuestro salvador.

– Es una revelación de cosas que van a suceder. Este libro hace un fuerte énfasis en que los hechos que relata están por ocurrir. Para los cristianos, siempre existe el peligro de dejarse envolver por el mundo y dedicar más tiempo a suplir las necesidades terrenales que construir nuestro futuro en la morada celestial. Apocalipsis es un recordatorio de que el tiempo del cual disponemos es corto, y no podemos ser negligentes con nuestra salvación.

Además de todo esto, Apocalipsis contiene varias bienaventuranzas que están al alcance del creyente. La primera bienaventuranza está reservada para aquellos que leen y oyen esta profecía. Para alcanzar la dicha que Dios nos tiene preparada, primero hay que estar dispuestos a leer y a escuchar lo que contiene esta profecía.

Apocalipsis esta llena de llamados: a los cristianos que son fieles los llama a que permanezcan así, sin importar las dificultades. A los que son descuidados los llama a abrir los ojos, a despertar y a tener cuidado. El guardar estas advertencias es una manera de decirle a Dios que tenemos fe en El y que estamos dispuestos a mantener esa fe hasta el final.

Sabemos que el libro de Apocalipsis no es un libro sencillo de leer; no podemos hacernos ciegos ante las dificultades que tiene. Es un libro que requiere mucha meditación, mucha investigación y mucha prudencia, pero no por eso vamos a dejar de estudiarlo: más bien debemos esforzarnos para buscar captar las cosas de la manera mas clara posible. De eso depende que seamos bienaventurados.

Para reflexionar:

  • ¿Haces un esfuerzo sincero por estudiar y aplicar la voluntad de Dios expresada en la Biblia?
  • ¿Estás preparado para el momento en que Jesús regrese?

noviembre 14, 2011 at 10:44 am Deja un comentario

A la Manera de Dios

“David hizo casa para sí en la ciudad de David y preparó un lugar para el arca de Dios, alzando para ello una tienda. Entonces se dijo: ‘El arca de Dios no debe ser transportada sino por los levitas, porque son los que eligió Yahvé para trasladarla y para hacer su servicio para siempre’ “
(1 Crónicas 15:1-2 Trad. Nácar-Colunga)

Tres meses antes de este episodio, David había intentado llevarse el Arca de la Alianza, de la casa de Abinadab a la ciudad de Jerusalén. Para ello, dispuso de una carreta nueva y una yunta de bueyes, manejada por dos de los hijos de Abinadab, que al parecer pertenecían a la tribu de Judá (2 Samuel 6:3). Se había organizado una gran celebración y había mucho júbilo por este traslado. El rey danzaba delante de la carreta y los músicos entonaban sus canciones. Todo estaba perfecto, a excepción de una cosa: no estaban siguiendo las instrucciones de Dios para el traslado del arca.

Dios dejó instrucciones muy claras sobre cómo debía trasladarse el arca (Números 4:4-6). Solamente los levitas podían hacerlo, y debían trasladarla a pie. Dios mostró su desagrado con la manera en la que David trasladaba el arca cuando hirió de muerte a Uza, uno de los conductores de la carreta (1 Crónicas 13:10).

La Biblia no solamente contiene instrucciones para los rituales: contiene principios aplicables para prácticamente todas las situaciones a las que nos enfrentamos en la vida diaria. En ella podemos escuchar a Dios diciéndonos cómo relacionarnos con los demás, cómo resolver conflictos, cómo ser mejores padres, vecinos y empleados. Podemos escuchar a Dios aconsejándonos sobre cómo alcanzar una vida de santidad y de servicio, y cómo enfrentar con sabiduría las situaciones con las que nos topamos en nuestro caminar diario.

Aunque nosotros tengamos una idea de cómo enfrentar las situaciones, siempre es mejor hacerlo a la manera de Dios. El conoce la naturaleza humana y sabe cuál es el mejor camino para vivir nuestra vida. Eso nos va a ahorrar muchísimos problemas. Busquemos siempre en su Palabra la sabiduría para vivir cada día.

 

Para reflexionar:

  • ¿Qué te ha enseñado Dios últimamente acerca de cómo vivir?

noviembre 14, 2010 at 1:56 pm Deja un comentario


Calendario de Publicaciones

julio 2017
D L M X J V S
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Categorías

Feeds